¿Porqué digo Amor cuando

quiero decir Apego?

El Amor es el sentimiento más elevado que el ser humano puede experimentar a lo largo de su vida.

Amar de forma desinteresada, nos proporciona libertad y un espacio para crecer. Implica tener la capacidad de respetar al otro como es, ofrecer lo mejor de uno mismo y expresar nuestro afecto.

Las falsas expectativas, demandas excesivas y sentimientos de posesividad nos alejan de aquellos humanos a quienes amamos porque proyectamos ante ellos nuestros deseos. Es como dibujar encima de una obra de arte que está colgada en un famoso museo de Paris, tapando la bella obra con nuestros garabatos, creyendo que son bellos y hermosos.

Realmente nuestras expectativas, demandas, posesiones….. nos muestran una falsa belleza que nos aleja de lo bello, de amar sin nuestro ego, de amar desde la esencia pura que somos.

¿Porqué llamamos amor cuando queremos decir apego?

Confundimos el amor con el apego cuando empezamos a crear ataduras. Los signos del apego o posesividad son las preocupaciones, el miedo, la inseguridad, los celos y finalmente, el sufrimiento. Este tipo de “amor”, no sólo destruye la amistad sino cualquier otro tipo de relación; nos hace perder el respeto hacia nosotros mismos, volviéndonos inestables y dependientes.

El Amor y el Respeto empieza por amarnos a nosotros mismos y rodearnos de seres humanos que nos valoran y aprecian el amor que les damos.

¿Qué podemos hacer para empezar amarnos?

A través de la meditación, la oración, la actitud positiva y de admiración ante los humanos y ante las circunstancias de nuestro entorno.

Dar gracias por todo lo que acontece en nuestro momento presente y honrarlo. Aceptar lo que nos acontece en cada momento sin juicio, sin crítica ni queja.

Repetir este decreto para situarnos en el aquí y ahora: "Acepto y honro mi momento presente".

Dra. Marilo Velez

http://www.PsicologiaMariloVelez.com