Angustia: "Malestar psíquico y físico, nacido del sentimiento de
cercania de un peligro, que se caracteriza por un miedo difuso que puede
ir desde la inquietud, ansiedad al pánico, acompañado de sensaciones
penosas de orden corporal. Tomando los aportes de la  filosofía, a
partir de Kierkegaard y el existencialismo, se habla de la angustia
definiéndola como la inquietud metafísica nacida de la reflexión sobre
la existencia y sus temas centrales: nacimiento, vida, muerte,
sexualidad, enfermedad, etc".

Se caracteriza por la aparición súbita de aprensión, miedo pavoroso o
terror acompañados con la sensación de muerte, miedo a morir.
La
angustia se acompaña de un malestar psicológico y cambios biológicos:

  • taquicardia

  • sudoración

  • temblores

  • sensación de falta de aire

  • expectativa de que algo malo va a ocurrir

  • hormigueos, y extremidades “dormidas”, etc

La angustia se diferencia del miedo ya que éste último está referido a
un objeto definido, mientras que en la angustia se teme a algo
desconocido, que no se llega a definir. Uno de los objetivos del proceso
terapeutico es poder ubicar mejor esto “desconocido” y poder decir algo
al respecto.
La angustia se caracteriza por ser un estado en el
que no puede permanecerse sino por momentos dado su carácter
“insoportable”. Este carácter es justamente lo que posibilita motorizar
un verdadero cambio en el ser que permita mitigar este malestar. El
problema surge cuando la angustia genera un efecto paralizante.
Es

posible hacer una distinción, entre angustia automática y angustia
señal.
la angustia automática es la reacción que se produce cuando
alguien se encuentra en una situación desbordante, traumática de origen
externo o interno que lejos de poder dominar o controlar, invade al
sujeto en un estado de sufrimiento.

La angustia señal reproduce, en forma atenuada, como un “aviso” la
reacción de angustia vivida originariamente por el sujeto en una
situación traumática, lo que permite desarrollar los llamados mecanismos
de defensa o proteccion. Es un mecanismo para evitar el desarrollo de
la angustia.
La angustia demuestra ser el efecto  del
desvalimiento psíquico del lactante, que es el correspondiente de su
desvalimiento biológico. La coincidencia de que tanto la angustia del
nacimiento como la angustia del lactante reconozca por causa la
separación de la madre. Esto puede ser explicado biologicamente: la
madre, que satisfizo originariamente las necesidades del feto, también
tras el nacimiento prosigue con esa función a traves de otros medios.

El zorro de la fábula de La Fontaine usa otra tecnica. La frustración
que vive al no alcanzar las uvas le hace decir: "Las uvas están
verdes". Esta opcion es muy costosa:  gastan energía en forma permanente
para mantener fuera de la conciencia el deseo de las uvas, el placer de
ingerirlas, etc.
La utilización indiscriminada y permanente de
los mecanismos de defensa, como si el peligro acechara permanentemente,
se traduce en cansancio, falta de energía y de vitalidad, pérdida de
alegría de existir y falta de imaginación e impulso.

www.PsicologiaMariloVelez.com