Todo Ser
Humano se completa a través del otro y por tanto, la pareja nos completa porque
a través suyo conseguimos experimentar la plenitud. Cuando el otro es
verdaderamente un Tú surge el Yo en su grandeza.

¿Qué errores
hacen que la pareja llegue a la separación? ¿Cómo cada uno de esos errores
pueden ser una oportunidad de aprendizaje y reorientación?

Liberar a la pareja del peso de tener que
hacernos felices.

Las parejas
consolidadas suelen decir que la relación no les ha dado estrictamente
felicidad sino una ardua tarea interior y de crecimiento. La compensación es un
sentimiento de dulzura, alegría, unión y compromiso en el camino común. La
progresión de la pareja exige ajustes en el ego personal y la felicidad empieza en uno mismo.

-Reconocimiento de que estamos incompletos en algún aspecto.

El vehículo
que nos lleva al otro es la Sexualidad, junto con la ternura, el cuidado y la
seguridad, así como la compañía y el camino común.

Cuando una
pareja persiste en su camino común y en el intercambio,  creciendo a través de los hijos, los proyectos
compartidos, los retos y vaivenes asumidos, se ahonda el vínculo de una manera
grata para el alma. En el camino hay bienestar y  también hay dolor. Cuando el dolor es muy
intenso y repetitivo, nos hace plantearnos dejar la relación porque no
encontramos el equilibrio.

¿Qué pasa con nuestra relación?¿Porqué no encontramos
el equilibrio?

Cuenta una
historia de Oriente que cuando Dios creó al hombre y a la mujer les dio un solo
cuerpo por lo que desconocía el sentimiento de soledad y de carencia. Estaban juntos, completos y eran felices.
Pero cuando surgieron las dificultades, se dieron cuenta de que no eran libres
y que el precio de ser uno en dos  o dos
en uno suponía grandes renuncias a impulsos y deseos estrictamente personales.
Tanto anhelaron ser libres que le explicaron a Dios sus problemas y le pidieron
que les concediese dos cuerpos. Dios no tuvo inconveniente. Al principio
rebosaban de contento, pues cada uno podía caminar y hacer lo que quería.
Enseguida experimentaron que si se alejaban demasiado notaban un desagradable y
angustioso sentimiento de soledad y deseo de reencontrarse. Tratando de
resolver el exceso de unión para encontrar el camino personal se encontraron
con la independencia que amenazaba
su unión.

Muchas
personas han tratado de vincularse sin conseguir resolver este conflicto entre unión e identidad. En
terapia nos encontramos a parejas orientadas a la fusión con el otro y otras a
la autonomía. Desde nuestra experiencia, hemos observado que un fracaso en la
pareja se debe a una mala conjugación de estas necesidades. 

¿Cómo podemos volver a nuestra armonía?

En nuestra Terapia Psicológica de Recursos para Parejas negociamos satisfacer
ambas necesidades respetando las tendencias y estilos personales de cada uno. Por
tanto, partimos de las identidades individuales para  pasar después a poder compartir una relación de
pareja armónica y enriquecedora
                      

Enamorarse significa amar las semejanzas y Amar significa enamorarse de las diferencias"

         Dra. Marilo Vélez                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                 www.PsicologiaMariloVelez.com                                                                                                                                                         http://www.ReddeLuz.com