Hoy he aprendido que hay que dejar que la vida te despeine.
Por eso he decidido disfrutar la vida con mayor intensidad.
El
mundo está loco. Definitivamente loco: Lo rico, engorda.  Lo lindo sale
caro. El sol que ilumina tu rostro arruga. Y lo realmente bueno de esta
vida, despeina.

– Hacer  el amor, despeina.
– Reírte a carcajadas, despeina.
– Viajar,  volar, correr,  meterte  en el mar, despeina.
– Quitarte la ropa, despeina.
– Besar a la persona que amas, despeina.
– Jugar, despeina.
– Cantar hasta que te quedes sin aire, despeina.
– Bailar  hasta que  dudes  si fue buena idea ponerte tacones altos esa noche, te deja el pelo irreconocible.
Así que como siempre cada vez que nos veamos yo voy a estar con el cabello despeinado.
Sin embargo, no tengas duda de que estaré pasando por el momento más feliz de mi vida.
Es
ley  de vida: siempre va a estar más despeinada la mujer que elija ir
en el primer carrito de la montaña rusa, que la que elija no subirse.

Puede ser que me sienta tentada a ser una mujer impecable, peinada y planchadita  por  dentro  y por fuera


www.PsicologiaMariloVelez.com


http://www.ReddeLuz.com