www.PsicologiaMariloVelez.com

El significado de los sintomas más frecuentes y la forma metafísica de superarlos.

La ENFERMEDAD es la consecuencia de una manera equivocada de pensar y de un comportamiento erroneó.

 

No es nuestro enemigo ni algo que hay que rechazar; por el contrairo, es una REACCION INTELIGENTE DE NUESTRO CUERPO Y NUESTRA MENTE, que nos conduce, si estamos dispuestos a escucharla, hacia un estado de equilibrio y de salud del cual no habiamos apartado.

 

CADA SINTOMA es pues, PORTADOR DE UNA INFORMACION, DE UN MENSAJE SOBRE EL ESTADO DE NUESTRA ALMA. Nos indica que tenemos un problema, que algo falla, que tenemos una carencia.

 

¿QUÉ QUIERE COMUNICARME MI ALMA A TRAVÉS DE ESTE SINTOMA?

 

La verdadera salud es subjetiva y ocurre en el interior del hombre, en la conciencia. Es el bienestar que procede de CONFIAR EN UNO MISMO, de estar espiritualmente conectado a través del amor y de participar en la creacion de la propia vida con entusiasmo y alegría. Es nuestro estado natural, la expresión del perfecto orden divino.

 

Nosotros CREAMOS LA ENFERMEDAD y tambien CREAMOS LA SANACION.

 

 

CANCER: Es una reproduccion celular anárquica que aparece y se desarrolla en un lugar determinado del cuerpo. La parte afectada y su utilidad nos proporcionará más información acerca del MENSAJE QUE DESEA DARNOS.

 

El enfermo de cancer padeció en su niñez falta de amor y de seguridad. Mantuvo relaciones difíciles con uno de sus progenitores o con los dos. Guarda en lo más profundo de sus entrañas un secreto doloroso que le corroe, una herida profunda que sufrió en su infancia en aislamiento y que no puede o no quiere cicatrizar. Vive acompañado de un gran sentimiento de culpabilidad por haber albergado pensamientos de odio e ideas de venganza y es incapaz de perdonar y de perdonarse. Inconscientemente, reprime agresividad, encuentra enormes dificultades para dar rienda suelta a su energía creativa, para desarrollar y mantener relaciones significativas y duraderas.

 

Vive sumido en un estado permanente de desesperación, tristeza, dolor, enfado y hostilidad; aunque exteriormente los demás le consideran personas encantadoras, sosegadas, agradables, serviciales y hasta simpáticas.

 

Tiene la necesidad de causar siempre la mejor impresión a los otros. Para él la apariencia es más importante que el Ser. Por eso no sabe decir “no”, obedece sin rechistar y se somete a las reglas y a las normas establecidas antes que expresarse tal como es.

 

No se puede considerar una persona religiosa en un sentido profundo a pesar de que muchos se aferran a costumbres religiosas, e incluso puede rechazar a Dios por lo que vivió.

 

No acepta su enfermedad, ni se enfrenta a ella desde un punto de vista espiritual; más bien siente desesperación, impotencia y autocompasión ante un destino que vive con resignación.

 

Debido a la falta de fe que tiene en sí mismo, establece relaciones de dependencia con otras personas o cosas, un trabajo, un matrimonio, una casa, un papel insignificante, etc

 

Si por cualquier circunstancia- muerte, jubilacion, separacion, traslado, esta relacion se rompe, el enfermo se siente desamparado, se rinde y se ve a sí mismo como víctima. Incapaz de enfrentarse a semejante conflicto entra en un estado de desesperación que le hace perder el sentido y la conexion con la vida, haciendo fértil el terreno para el tumor.

 

El cancer es como un autocastigo que se antoja definitivo, una prueba inconsciente de su fracaso en la vida.

 

 

Recomendaciones Metafísicas:

 

No se trata de emprender una guerra contra el cancer, sino más bien debemos de comprenderlo, tomar conciencia del problema que ha desencadenado la enfermedad, de nuestras equivocaciones. El enfermo de cancer necesita ponerse en movimiento, cambiar rotundamente, crecer y emprender su desarrollo.

 

Necesita aprender a decir “no”, a rebelarse contra las reglas inamovibles, a saltarse las barreras y los limites que le aprisionan y le ahogan. Debe vivir la vida en su totalidad, aceptando y expresando la polaridad de la existencia en todas las cosas.

 

Necesita asumir su propia responsabilidad, tomar las riendas y no permitir que sean otros los que tomen las decisiones por ellos. No obstante, es muy necesario que siga manteniendo el contacto con los demás.

 

Por otra parte, necesitan exteriorizar su agresividad y estimular su vitalidad y su creatividad.

 

Pero antes que nada, han de pasar por la fase de la aceptación, una aceptación basada en la confianza en sí mismo y en la existencia. Se trata de descubrir el sentido de la vida, de sentir nuestra unión con todo lo que existe, aprender a cuestionar nuesto afán de disferenciarnos unos de otros y aprender a vivir como parte de la vida y sentir que el bien de la existencia y nuestro bien, es el mismo.

 

El puente que nos conduce a esta manera de sentir la vida es el Amor. El Amor cura porque salva todas las barreras y nos conduce hacia la Unidad. El medio por excelencia para alcanzarlo es el perdon. Perdonar a los otros y al niño que vive en nosotros, que vivió en silencio y sintió rabia y rencor en soledad, sin tener a alguien a su lado que lo apoyara y lo entendiera.

 

Preguntas para meditar:

 

¿En qué aspecto he fallado?

 

¿Qué es lo que me censuro tan profundamente?

 

¿Por qué me castigo y me condeno?

 

¿Cómo y por qué dejé de crecer a mi modo?

 

 

Conocernos ¿Qué nos quiere decir el cuerpo con la enfermedad?

 

Autor: Joman Romero Lopez

Dra Marilo Velez y Yesuá Viñas

Psicologa Clinica, PsicoTerapeuta Gestalt, Maestra Reiki

PsicoTerapeuta Conciencial Intuitivo, Canal, Medico del Alma

www.PsicologiaMariloVelez.com