Consejos de un padre para su hijo 1

Jackson Brown es un padre preocupado por la felicidad de su hijo. Escribió algunos “consejos” cuando éste se fue a estudiar a la Universidad, lejos de su casa. Su hijo decidió fotocopiarlos y los distribuyó entre sus compañeros.

Los mensajes tuvieron tanto éxito, que una editorial le pidió autorización a Brown para editar un libro con ellos, una publicación que rápidamente se convirtió en un best seller traducido en varios idiomas.

 

  • Sonrie a la vida

    Hijo, Cásate con la persona correcta. De esta decisión dependerá el 90% de tu felicidad o tu miseria

 

“Cada una de las elecciones que hacemos, nos pone en un camino.  Ese camino nos pone en una experiencia unica e irrepetible. Todas y cada una de las experiencias forman parte del proposito de vida. Pon una sonrisa a la vida”. Dra. Mariló Vélez. Psicóloga Clínica y Psicoterapeuta Gestalt

http://www.PsicologiaMariloVelez.com

 

¿CÓMO EDUCAR A TU HIJO? 10 SENCILLAS CLAVES…

Dra. Marilo Velez y Alex...Diseñador y Pintor artistico...
Dra. Marilo Velez y Alex, Diseñador y Pintor artistico…

www.PsicologiaMariloVelez.com

Os voy a contar una anecdota sobre una paciente y su hija… La niña le preguntó a su madre: “Mamá ¿Qué es lo que no te gusta de mi?”…Rápidamente la madre sacó la lista que tenía guardada y empezó a decir toda una retaila de cosas que su hija hacia mal y que a ella no le gustaba…”no me gusta que no recojas los juguetes cuando te lo pido”, “siempre te tengo que recordar que hagas tus deberes”… la madre le iba diciendo a la niña todas aquellas cosas que no le gusta mientras la niña escuchaba atentamente sin interrumpir todas aquellas quejas de su mamá hacia ella …Al terminar  se mantuvo un silencio y entonces la madre le preguntó a su hija “Y a ti, que cosas no te gustan de mi”… la niña respondió rapidamente  “Mami, a mi me gusta todo de ti”…

Nuestros hijos nos enseñan y nos aman tal como somos…¿Amamos a nuestros hijos tal como son?

CLAVES PARA AYUDARNOS A EDUCAR A NUESTRO HIJO…

  • UN EJEMPLO VALE MAS QUE MIL SERMONES…

Desde muy pequeños los niños tienden a IMITAR todas nuestras conductas, ya sean correctas o incorrectas...Podemos aprovechar las costumbres cotidianas -como saludar, comportarnos en la mesa,respetar las normas al conducir- para que adquieran hábitos correctos y, poco a poco, tomen responsabilidades…De nada sirve sermonearle siempre con la misma historia si sus padres no hacen lo que le piden…RECUERDA: ELLOS HACEN LO QUE VEN EN NOSOTROS…SON IMITADORES SOCIALES…

  • POTENCIAR LA COMUNICACION, DIALOGO Y COMPRENSION…

Las palabras, los gestos, las miradas y las expresiones que utilizamos nos sirven para conocernos mejor y expresar todo aquello que sentimos… Por eso, incluso durante el embarazo, hay que hablar al bebéDebemos continuar siempre con la comunicación… Hablarle CLARO Y A SU NIVEL , sin prisas, contarle cuentos y también dejar que él sea quien nos los cuente...¿Has probado a hacerle una pregunta que empiece con «Qué piensas tú sobre…»? Así le demostramos que nos interesa su opinión y él se sentirá querido y escuchado…ESCUCHAR AQUELLO QUE EL NIÑO QUIERE EXPRESAR…ELLOS TIENEN MUCHO QUE ENSEÑARNOS…

  • PONER LIMITES, SIN AMENAZAS…

Hay que enseñarle a separar los sentimientos de la acción. Las normas deben ser claras y coherentes e ir acompañadas de explicaciones lógicas…Tienen que saber lo que ocurre si no hace lo que le pedimos. Por ejemplo, debemos dejarle claro que después de jugar tiene que recoger sus juguetes.Es importante que el niño -y también nosotros- comprenda que sus sentimientos no son el problema, pero sí las malas conductas… Y ante ellas siempre hay que fijar límites, porque hay zonas negociables y otras que no lo son. Si se niega a ir al colegio, tenemos que reconocerle lo molesto que es a veces madrugar y decirle que nosotros también lo hacemos…PONER LIMITES CLAROS…EL NIÑO NECESITA A UN ADULTO QUE SEPA PONERLE LOS LIMITES Y RESPETAR AL NIÑO…

  • DEJARLE EXPERIMENTAR AUNQUE SE EQUIVOQUE…

La mejor manera para que los niños exploren el mundo es permitirles que ellos mismos experimenten las cosas… Y si se equivocan, nosotros tenemos que estar ahí para cuidar de ellos física y emocionalmente, pero con límites…La sobreprotección a veces nos protege a los padres de ciertos miedos, pero no a nuestro hijo… Si cada vez que se cae o se da un golpe, por pequeño que sea, corremos alarmados a auxiliarle, estaremos animándole a la queja y acostumbrándole al consuelo continuo… Tenemos que dejarles correr riesgos…PERMITIR QUE EL NIÑO EXPERIMENTE…NUESTRA MISION COMO PADRES ES ACOMPAÑAR AL NIÑO…

  • NUESTRO HIJO ES UNICO E IRREPETIBLE…NO COMPARAR NI DESCALIFICAR…

Hay que eliminar frases como «aprende de tu hermano», «¿Cuándo vas a llegar a ser tan responsable como tu prima?» o «eres tan quejica como ese niño del parque»...No conviene generalizar y debemos prescindir de expresiones como «siempre estás pegando a tu hermana» o «nunca haces caso»…Seguro que hace muchas cosas bien, aunque últimamente se esté comportando como un verdadero «trasto». Cada ..niño es único, no todos actúan al mismo ritmo y de la misma manera...Frases como «tú puedes nadar igual de bien que tu hermano, inténtalo. Ya lo verás» transforman su malestar en una sonrisa y le animan a conseguir sus metas…RESPETAR A NUESTRO HIJO ES LA CLAVE…

  • COMPARTIR NUESTRAS EXPERIENCIAS CON OTROS PADRES…

Puede sernos muy útil. Así, vivir una etapa de rebeldía de nuestro hijo, algo muy frecuente a determinadas edades, puede dejar de ser una fuente de angustia tremenda y convertirse, simplemente, en una fase dura pero pasajera… Frases como «no te preocupes, a mi hijo le ocurría lo mismo», pueden ayudarnos a relativizar los «problemas» y, por tanto, conseguir que nos sintamos mejor y actuemos más tranquilos...Si estamos desorientados, preocupados o no sabemos cómo actuar, siempre podemos CONSULTARLO CON UN PROFESIONAL… No tenemos nada que perder…PEDIR ASESORAMIENTO ES UN BUEN PRINCIPIO PARA RECONOCER QUE ALGO PODEMOS HACER PARA CAMBIAR Y MEJORAR LA RELACION CON NUESTRO HIJO…

  • ES SABIO RECONOCER NUESTRAS EQUIVOCACIONES…

Tenemos derecho a equivocarnos y eso no significa que seamos malos padres. Lo importante es reconocer los errores y utilizarlos como fuente de aprendizaje….Una frase sencilla como «perdona cariño, refuerza su buen comportamiento y nos ayuda a sentirnos bien…DISCULPARNOS ES RECONOCER QUE COMETEMOS ERRORES Y LO MAS IMPORTANTE ES DECIRSELO A NUESTRO HIJO…NUESTRA HUMILDAD ANTE EL NIÑO NOS HACE GRANDES…

  • REFORZAR LAS COSAS BUENAS…

Está comprobado que los refuerzos positivos gestos de cariño, estímulos, recompensas resultan más eficaces a la hora de educar que los castigos. Por eso siempre debemos darle apoyo afectivo y dejar que sea él el que, según su capacidad, resuelva los problemas.…Los niños son muy sensibles y los calificativos como «tonto» o «malo» les hacen mucho daño y pueden afectar de modo negativo a la valoración que tienen de ellos mismos...Debemos ser generosos con todo aquello que les hace sentirse valiosos y queridos. Si le premiamos con caricias, abrazos o palabras como «guapo» o «listo», estamos construyendo una buena autoestima…Tan importante como rectificar sus malas conductas es reconocer y reforzar las buenas…NUESTRO HIJO HA DE SABER QUE ES LO QUE TIENE QUE HACER ANTE SITUACIONES COTIDIANAS …TRATA A TU HIJO COMO QUIERES  QUE TE TRATREN A TI…

  • RECUERDA: NO SOMOS SUS AMIGOS…SOMOS SUS PADRES…

Aunque siempre conviene fomentar un clima de cercanía y confianza, eso no significa que debamos ser sus mejores amigos…Mientras que entre los niños el trato es de igual a igual, nosotros, como padres y educadores, estamos situados en un escalón superior… Desde allí les ofrecemos nuestros cuidados, experiencia, protección… pero también nuestras normas...Buscar su aprobación continua para todo puede ser un arma de doble filo, ya que la amistad también es admiración y confianza y le resultará muy difícil confiar en nosotros si no sabemos imponernos...Un buen padre no es aquel que cede de modo continuo y no enseña…UN BUEN PADRE ES QUIEN SABE ACOMPAÑAR A SU HIJO EN LA VIDA…

  • RECUERDA QUE ELLOS TAMBIEN TIENEN EMOCIONES…

A veces pensamos que solo nosotros nos sentimos contrariados y que los niños tienen que estar todo el día felices... Pero también tienen preocupaciones...Su mundo emocional es igual o más complejo que el nuestro, por eso conviene dar importancia a sus emociones y ser conscientes de ellas. Debemos ayudar a nuestro hijo a poner nombre y apellido a lo que experimenta y siente…VIVE LA EXPERIENCIA DESDE SU ANGULO DE NIÑO, RESPETEMOS SU VIVENCIA Y RECORDEMOS CUANDO TENIAMOS SU EDAD…

COMPRENSION Y RESPETO COMO CLAVES EN EL ACOMPAÑAMIENTO DE NUESTROS HIJOS…

Dra. Marilo Velez…Psicologa Infantil y Psicoterapeuta…

www.PsicologiaMariloVelez.com

Recursos de Pareja

“DOS SON PAREJA,

 MÁS………….SON MULTITUD”

 

 Actualmente en nuestra sociedad, se están produciendose cambios en el concepto de familia a consecuencia de las separaciones y divorcios. Las familias son más amplias,  generando distintas formas  de afrontar las  nuevas relaciones.

     Comenzar una relación con otra persona significa tener nuevas ilusiones, iniciar proyectos en común, estar vivos y alegres, tener la fuerza para hacer todo lo que nos propongamos, ver las cosas de forma diferente, en definitiva, desprender mucho amor a todos y a todo lo que nos rodea y estar dispuestos a comernos el mundo en un solo bocado.

      Sin embargo, aparecen “viejos asuntos” que no hemos sanado de la  relación anterior y los llevamos a la nuestra nueva relación. También sabemos que tenemos responsabilidades adquiridas anteriormente y que no nos podemos olvidar de ellas porque es para toda la vida. Me refiero a los hijos. Ellos vienen en nuestra maleta y es lo que aportamos a la recien iniciada relación de pareja.

    “Nuestros hijos son nuestros y no de la nueva relación”. Por ello, hemos de ser conscientes donde está nuestra pareja y dónde están nuestros hijos.

    Algunos padres, creen que la nueva pareja ha de “cargar” con esa responsabilidad y así empiezan los desencuentros, creando desarmonía y descontento.

      En mi consulta han llegado casos donde el hombre o la mujer que aportan uno o varios hijos, e incluso hacen participe a su cónyuge de sus conflictos con ellos e incluso con  la ex pareja, produciendose inestabilidad y desequilibrio entre los dos.

      Este es el caso de una de mis pacientes, que vino a consultar qué podía hacer. Ella era divorciada sin hijos y su pareja era divorciado con una hija que vivía a 3oo km de su padre. Mi paciente se implicó tanto en los conflictos de su pareja para ayudarle que estaba muy afectada emocionalmente.

¿Qué hacer en estos casos?

    Evitar entrar en los conflictos o responsabilidades del otro. Saber cuál es mi parcela y cuál es la del otro, nos protege de desestabilizarnos a nivel emocional. Esto se llama poner límites…

    Si has entrado en la parcela del otro, lo mejor es salir del territorio vecino, es decir, de nuestra pareja, sus hijos y demás asuntos personales de su vida anterior. Como dice Landrú:Cuando esté en una callejón sin salida, salga por donde entró”...

 

    Es fundamental, saber dónde está nuestro lugar y permanecer allí.  Confiar que el otro tiene los recursos para encontrar soluciones a los conflictos que se le plantea. Nuestra misión es no implicarnos evitando la basura emocional y dejar actuar al otro según su saber y entender. Esta es la forma más adecuada de Apoyar a nuestro nuevo compañero de viaje. Pero ¿Cómo me voy a queda fuera del problema?

    Ayudar a nuestro cónyuge es simplemente estar ahí. Ese es el mejor apoyo. Sin embargo, esto es muy difícil de entender. Solemos implicarnos  y creemos que así ayudamos a nuestra pareja. Esto es un concepto erróneo.

    En terapia, tratamos de cambiar este patrón de comportamiento tan arraigado en la sociedad, hablo sobre los sacrificios en favor del amor. Por ejemplo: “mi pareja tiene que escucharme lo que me pasa con mi hijo, aunque ella no quiera, porque es la persona que quiero”, “si no le cuento mi problema con mi hijo, mi ex pareja…… hay una parte de mí que no comparto con ella y eso no lo quiero. He de compartir el 100% de mi vida con mi pareja”, “he tenido que hablar los problemas de mi hijo con mis amigos porque tú no has querido escucharme”, entre otros comentarios que he escuchado en mi consulta.

       Según Dr. Bucay, psiquiatra y psicoterapeuta gestáltico de reconocimiento social, con el que he tenido el honor de trabajar en varias ocasiones, en su libro “El camino del encuentro” dice: “El amor es un sentimiento que avala la capacidad para disfrutar juntos de las cosas y no una medida de cuánto estoy dispuesto a sufrir por vos, o cuánto soy capaz de renunciar a mí”…

Dra. Marilo Velez… Psicologa (especialista en Clinica)/ Psicoterapeuta 

www.PsicologiaMariloVelez.com